Época de revalorización del flamenco. Tercera Llave de Oro del Cante

Carmen Linares
  1. 5/5 estrellas
1 personas han valorado este recurso turístico
X

Para valorar un recurso turístico es necesario que te identifiques con tu nombre de usuario y contraseña

haga clic para iniciar sesión o regístrarse
Cuaderno de viaje
X

Necesitas estar registrado para añadir este contenido a tu plan de viaje.

haga clic para iniciar sesión o regístrarse

Época de revalorización del flamenco. Tercera Llave de Oro del Cante

Con la "Ópera flamenca" como hilo conductor del género llegan los años 50. El arte flamenco es conocido en medio mundo gracias a las "troupes", que habían restado densidad a los cantes para facilitar la comprensión por parte de todos los públicos. Sin embargo, como si hubiera permanecido en estado latente, una generación de cantaores reivindicó su sitio y siguió interpretando en núcleos más reducidos los estilos de siempre. Toman en este momento especial relieve las figuras de Juan Talega, Fernanda y Bernarda de Utrera, Fosforito, El Chocolate, Agujetas, Rafael Romero El Gallina y Antonio Mairena, entre otros. Es la época de los tablaos. La casa Hispavox edita la primera "Antología del Arte Flamenco", dirigida por el guitarrista jerezano Perico el del Lunar. En 1958 se crea la Cátedra de Flamencología de Jerez. Surgen las peñas La Platería de Granada, Juan Breva en Málaga y Los Cernícalos en Jerez. Y, sobre todo, en 1956 se celebra en Córdoba el Primer Concurso Nacional de Arte Flamenco, gestado por el poeta local Ricardo Molina, que ganó el pontanés Antonio Fernández Díaz, Fosforito. El flamenco entra en los teatros y los artistas se empeñan en grabar viejos cantes en desuso para perpetuar su arte.

En todo este contexto el género vuelve a sufrir otro punto de inflexión. Muerto Manuel Vallejo en 1960, los organizadores del concurso de Córdoba deciden poner en litigio de nuevo la Llave de Oro del Cante. De esta forma, la ciudad de la Mezquita acoge en 1962 un certamen histórico, en cuyo jurado estaban personalidades como Ricardo Molina o Juan Talega. El trofeo se lo disputaban Fosforito, El Chocolate, Juan Varea, Pericón, Platero de Alcalá y Antonio Mairena, que se alzó en ganador en una noche trascendental para el futuro de este arte.

Antonio Cruz García, que hasta entonces había dedicado su vida a cantar atrás para bailaores como Antonio Ruiz Soler, fundó, con la Llave en la mano, una escuela que perdura hasta nuestros días. Fue el albacea de una nueva generación de cantaores comprometidos con el mairenismo hasta la médula. Es el momento de la irrupción de El Lebrijano, Curro Malena, El Turronero, José Menese, Miguel Vargas, Diego Clavel, José de la Tomasa o Calixto Sánchez. Sin embargo, como había ocurrido en todas las etapas anteriores, este polo encuentra su opuesto en Cádiz y su bahía: Camarón, Juan Villar, Rancapino, Pansequito y, sobre todo, un veterano Chano Lobato ofrecen otra perpectiva complementaria que consigue enriquecer al género en gran medida, amén de la aportación de otros maestros tan contrapuestos como José Mercé o Carmen Linares. El flamenco toma otro camino: el de los festivales.

Los Festivales

Los primeros festivales flamencos de la historia se crearon un poco antes de que Mairena consiguiera la tercera Llave, pero tomaron verdadera importancia a la lumbre de este acontecimiento, que dio un empuje trascendental a los nuevos valores. El baile está representado por figuras como Antonio Gades, Mario Maya, Farruco, El Güito, Matilde Coral, Cristina Hoyos, Manuela Carrasco, Angelita Vargas, Maleni Loreto y un Antonio ya en su última etapa. El cante cuenta con artistas de la talla de los citados en el epígrafe anterior. Y el público tiene ganas de ver jondura, porque el régimen de Franco había hecho una excelente propaganda sobre el género. Así, en 1957 nace el Potaje Gitano de Utrera, el primero de los festivales flamencos. Le siguen la estela otros certámenes como el de Arcos de la Frontera (1961), el Festival de Canciones y Cante Flamenco de Mairena del Alcor (1962), el Gran Festival de Cante Grande de Écija (1962), El Gazpacho Andaluz de Morón de la Frontera (1963), la Caracolá de Lebrija (1966) o el Festival de la Guitarra de Marchena (1967). Todos ellos se celebran en verano, en espacios grandes y abiertos, por lo que se crea un circuito de contrataciones que intensifica el trabajo de los artistas en la época estival.

No obstante, durante el invierno los artistas realizan otra tarea vital: llevar el flamenco a los círculos intelectuales. De la mano de cantaores como Antonio Mairena, la música andaluza entra de lleno en las universidades, comienzan a prodigarse los recitales ilustrados con conferencias, nace la palabra "flamencólogo" y el flamenco sufre una importante revisión histórica. Todo ello confluye en la concepción de un nuevo tipo de festivales de larga duración, como la Bienal de Flamenco de Sevilla, modelo artístico de mayor vigencia en la actualidad.

X
Iniciar sesión
Registrarse

Inicia sesión con tu cuenta

Sensible a la capitalización, asegúrese de que la tecla de mayúsculas no está habilitada.
Sensible a la capitalización, asegúrese de que la tecla de mayúsculas no está habilitada.

No olvide cerrar su sesión o salir de su navegador cuando haya terminado.

Si ha olvidado su contraseña, pulse aquí. para recuperarla

X

Se han encontrado resultados en las siguientes webs de viajes.

Por favor pincha en ellos:

X

Va a ser redirigido a una página externa para finalizar el proceso de reserva.

Por favor, pulse en el botón de abajo:

Para una correcta visualización de nuestra página web, le recomendamos actualizar su navegador o instalar alguno de los siguientes navegadores que soporten HTML5 y CSS3

 

icono firefoxicono chromeicono opera
Firefox Chrome Opera

Utilizamos cookies propias y de terceros para proporcionarte una mejor experiencia de usuario y tratar de ofrecerte contenidos y servicios que sean de tu interés de acuerdo a tus hábitos de navegación.

Al continuar con la navegación por nuestra web entendemos que aceptas nuestra política de privacidad y cookies.