Evolución. Etapa Hermética. Primeros cantaores

Baile andaluz, 1893 - José Villegas Cordero
  1. 0/5 estrellas
0 personas han valorado este recurso turístico
X

Para valorar un recurso turístico es necesario que te identifiques con tu nombre de usuario y contraseña

haga clic para iniciar sesión o regístrarse
Cuaderno de viaje
X

Necesitas estar registrado para añadir este contenido a tu plan de viaje.

haga clic para iniciar sesión o regístrarse

Evolución. Etapa Hermética. Primeros cantaores

Al margen de las claves que la historia de la literatura ha aportado para el estudio del origen del flamenco, existen datos, muchos de ellos aún sin demostrar, que hablan de antiquísimos flamencos. No se puede dejar en el tintero la referencia a una figura que durante mucho tiempo se ha pensado que fue el primer cantaor de la historia: el jerezano Tío Luis de la Juliana, un nombre que ha creado muchos conflictos entre los flamencólogos de antaño, pues nunca se llegó a un acuerdo sobre su biografía. Hoy esa discusión no tiene trascendecia, ya que sigue sin poderse demostrar siquiera que existió.

Ahora bien, de quienes sí se tiene referencia de su existencia es de los primeros artistas del siglo XVIII en Triana, que junto con Jerez y Cádiz es el enclave en el que el flamenco deja de ser una expresión folclórica para convertirse en un género artístico. Hay que citar, por ejemplo, a cantaores como El Planeta, que aunque parece ser que nació en la zona de la Bahía de Cádiz -se cree que en Puerto Real-, desarrolló todo su arte en el arrabal sevillano cantando por seguiriyas -de su propia creación- y por tonás. Su principal alumno fue El Fillo, gitano también procedente de tierras gaditanas que mantuvo una relación amorosa con la Andonda, a la que llevaba muchos años de diferencia. Probablemente fuera esta mujer la primera en cantar por soleá, aunque también existían otras familias cantaoras en Triana como los Pelaos y los Cagancho a las que se les puede atribuir este palo.

En un principio la soleá surgió como cante bailable, hasta que los alfareros del barrio sevillano comenzaron a hacer estilos sin acompañamiento no sujetos a compás. En aquella época también se cantaba por romances y por martinetes, estilos estos entroncados con la toná. Paralelamente, en Jerez y Los Puertos también se desarrollan importantes núcleos flamencos. Para la historia queda el nombre de Paco la Luz, mítico seguiriyero del que descienden casi todos los grandes cantaores jerezanos, tanto como el del Loco Mateo, Manuel Molina, Diego el Marrurro, Joaquín Lacherna o Mercé la Serneta, que luego se trasladaría a Utrera. Y en la Bahía hacen historia el Ciego la Peña, Curro Durse, Enrique El Gordo o Enrique Jiménez Fernández, "El Mellizo".

Sin embargo, aquella etapa, llamada "Hermética" por Ricardo Molina Tenor y Antonio Mairena en su libro "Mundo y formas del cante flamenco", sigue siendo una incógnita para los estudiosos, pues hay pocos documentos escritos que aporten luz a los análisis. Poco después, en cambio, todo cambiaría. La herencia que un niño llamado Silverio Franconetti recibió de El Fillo en Morón de la Frontera sería clave para el futuro de un género que hasta entonces no había salido de las fiestas particulares.

El concurso de 1922 en Granada

Cuando comienzan a surgir decididamente los profesionales del cante, el baile y el toque, ciertos sectores de la intelectualidad afines a la Generación del 27 empiezan a temer por "lo puro". Maestros como Manuel de Falla o Federico García Lorca tienen una visión apocalíptica del flamenco, ya que para ellos éste debe ser un arte del pueblo, reducido a la minoría andaluza, y no un estilo comercializable. El temor por la pérdida de lo que ellos llaman "pureza" les lleva a crear el primer concurso de cante flamenco, celebrado en Granada en 1922, en el que la única exigencia era que los aspirantes fueran desconocidos, gente del pueblo, y no figuras ya consagradas en los Cafés Cantantes. El certamen lo ganó el moronense asentado en Puente Genil Diego Bermúdez Cala, "El Tenazas", y se le hizo una mención de honor a un niño de 13 años llamado Manuel Ortega Juárez, que a la postre resultaría ser el célebre Manolo Caracol.

Pero las pretensiones de los creadores de aquel concurso no medraron y, pese a los esfuerzos por devolver el flamenco al pueblo, el género no sólo siguió profesionalizándose, sino que los aficionados fueron testigos de una revolución que se acrecentó con los discos de pizarra.

X
Iniciar sesión
Registrarse

Inicia sesión con tu cuenta

Sensible a la capitalización, asegúrese de que la tecla de mayúsculas no está habilitada.
Sensible a la capitalización, asegúrese de que la tecla de mayúsculas no está habilitada.

No olvide cerrar su sesión o salir de su navegador cuando haya terminado.

Si ha olvidado su contraseña, pulse aquí. para recuperarla

X

Se han encontrado resultados en las siguientes webs de viajes.

Por favor pincha en ellos:

X

Va a ser redirigido a una página externa para finalizar el proceso de reserva.

Por favor, pulse en el botón de abajo:

Para una correcta visualización de nuestra página web, le recomendamos actualizar su navegador o instalar alguno de los siguientes navegadores que soporten HTML5 y CSS3

 

icono firefoxicono chromeicono opera
Firefox Chrome Opera

Utilizamos cookies propias y de terceros para proporcionarte una mejor experiencia de usuario y tratar de ofrecerte contenidos y servicios que sean de tu interés de acuerdo a tus hábitos de navegación.

Al continuar con la navegación por nuestra web entendemos que aceptas nuestra política de privacidad y cookies.