Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama

Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama
Leer más Leer menos

Si se aprecian desde la costa, las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama rompen el horizonte con una espectacular sucesión de crestas que superan los 1.500 metros, para después descender vertiginosamente y desaparecer bajo las aguas del Mediterráneo.

A sus pies se suceden asombrosas barranqueras, escabrosos roquedos, afiladas crestas y empinadas laderas. No es fácil superar esta muralla natural pese a que el empeño de los hombres fue trazando caminos que, superando los puertos de Frigiliana, Cómpeta o Sedella, tradicionalmente llevaban la pesca hasta la lonja de Granada.

El agua lenta e incansablemente, a su antojo, ha creado en la roca caliza un laberinto de fisuras, grietas y cavidades que han tallado poljés, como el de Zafarraya, una espectacular depresión rodeada de montañas; grutas y simas, entre las que cabe destacar la muy afamada de Nerja o la Cueva de la Fájara; y los muy espectaculares “cahorros” o canjorros, como el del río Chíllar, un cañón estrechísimo labrado sobre la roca.

Fauna y flora

La intensa explotación económica que padeció esta sierra durante el siglo XIX -minería, pastoreo, carboneros, viticultura, etc.- y la posterior reforestación con distintas variedades de pino para abastecer de materia prima la resinera de Fornes, han condicionado la visión forestal que hoy exhibe. Según ascendemos, en las tierras altas, húmedas y frías, encontramos vestigios de la vegetación originaria: en el Navazo o en La Maroma quejigos y robles sustituyen a encinas, durillos y aladiernos para, ya en las cotas más altas, dar paso a matorrales almohadillados y tejo, una planta con escasa presencia en las sierras andaluzas. Se pueden encontrar ejemplares singulares, como el Pino de las Cinco Ramas (Sierra de Cazulas) o las Mimbreras de la cabeza del río Cárdenas (Zafarraya). En la periferia y donde la aridez toma cartas, junto a olivos y viñas, chumberas, pitas y palmitos tienen un papel destacado. Siendo patente la presencia de un buen número de mamíferos, como cabra montés y gineta, son las aves las que tienen mayor protagonismo, tanto las vinculadas a roquedos -águila real, perdicera, calzada y culebrera, buitre leonado, alimoche, búho real- como a cauces de agua - mirlo acuático y martín pescador-. Mientras que nutria, trucha común y cangrejo autóctono certifican la calidad de sus aguas, el murciélago de herradura y el grillo Petaloptila malacitana subrayan la singularidad de sus cuevas. Encontramos también el sapo partero bético, endemismo exclusivo de esta sierra y de los macizos a caballo entre Almería y Murcia.
Áreas Naturales
Parque Natural
es
Leer más

Puntos de interés

Coordenadas no disponibles

Servicios e infraestructuras

  • Guía Intérprete
  • Jardín botánico
  • Mirador
  • Observatorio de aves
  • Oficina de turismo
  • Rutas 4x4
Público objetivo
Jóvenes, Amigos, Lgbti, Parejas, Mayores, Viajo Solo, Familiar
Segmentos
Deportes, Sol y playa, Ocio y Diversión, Cultura, Naturaleza
Tipo de actividad
Escalada, Espeleología, Piragüismo, Orientación, Senderismo, Windsurf, Vuelo libre, Montañismo, Vehículos Todoterreno, Vela, Actividades ecuestres, Barranquismo, Multiaventura, Puenting, Bicicleta de Montaña
Marcas de calidad
Carta Europea del Turismo Sostenible, ISO 14001:2004
Unidades medioambientales
Media Montaña Bética
Fecha de declaración
12 / 11 / 1999
Area (m2)
40657