Bahía de Cádiz

Bahía de Cádiz
Leer más Leer menos

La primera impresión que ofrece el parque natural Bahía de Cádiz es la de un paisaje complejo, desordenado, que se transforma a impulsos. Nada más lejos de la realidad: agua, sol, viento y hombre cabalgan al mismo compás en un territorio que plasma la perfecta comunión entre tierra y mar.

Al noreste de la capital, esta bahía marina de escasa profundidad, antaño viejo estuario que recibía las aguas de los ríos Guadalete y San Pedro, ocupa una gran extensión intermareal -marismas de la Península de los Toruños, Sancti Petri e Isla del Trocadero- rodeada de un complejo sistema de salinas -río Arillo-, caños -Sancti Petri, Zurraque, Trocadero-, esteros y pequeñas lagunas. Unas playas excepcionales, como Levante, Camposoto y La Cachucha-, y más de 3.000 horas de sol son la mejor carta de presentación de este espacio natural.

Fauna y flora

El agua, que se cuela por caños y esteros inundando a intervalos la bahía, viento y sal condicionan la vegetación predominante. Espartina, armajo o verdolaga marítima, entre otros, van a tener una presencia principal, mientras en el tránsito de la marisma a tierra firme aparecen gramíneas, como rostraria y cebadilla. En las planicies intermareales, muy ricas en nutrientes, se pueden encontrar praderas sumergidas de pelillos y algas, como la breza y la lechuga o papelejo. Estos suelos, ricos en alimento, a mitad de camino entre El Estrecho y las marismas de Doñana, desempeñan un papel principal en los movimientos migratorios de la avifauna permitiendo que muchas aves realicen la invernada en sus costas: limícolas, zancudas, gaviotas, anátidas, fochas y pollas de agua, águila pescadora, charrán común y charrancito, con las mayores colonias de la Península Ibérica, y un cormorán cada vez más numeroso, son buena muestra. El marisco también desempeña un papel principal en las aguas de la Bahía de Cádiz, dando lugar a una de las actividades más tradicionales de esta tierra. Las dunas, en movimiento o estabilizadas, permiten la presencia de un buen elenco botánico, como barrones, clavellina o retama; mientras que en su entorno aparecen pinares, como los de La Algaida y Los Toruños, donde el piñonero da cobijo a un sotobosque capaz de soportar los vientos y el ambiente salino. Estas masas forestales son refugio de aves -mirlos, petirrojos, mochuelos y cernícalos-, camaleones, anfibios y mamíferos como el erizo europeo o el lirón.
Bahía de Cádiz
Calle Coghen, San Fernando, 3, 11100
Información de contacto
Copiado en el portapapeles
Redes sociales
es
Leer más

Puntos de interés

Coordenadas no disponibles

Servicios e infraestructuras

  • Guía Intérprete
  • Jardín botánico
  • Mirador
  • Observatorio de aves
  • Oficina de turismo
Público objetivo
Mayores, Viajo Solo, Familiar, Jóvenes, Parejas, Lgbti, Amigos
Segmentos
Cultura, Naturaleza, Ocio y Diversión, Salud y Belleza, Deportes
Enlaces
6
Ver enlaces
Tipo de actividad
Vela, Escalada, Esquí acuático, Surf, Vehículos Todoterreno, Multiaventura, Senderismo, Bicicleta de Montaña, Barranquismo, Kitesurf, Windsurf, Puenting, Buceo, Vuelo libre, Actividades ecuestres, Orientación, Piragüismo
Marcas de calidad
Carta Europea del Turismo Sostenible
Unidades medioambientales
Litoral Atlántico Andaluz
Fecha de declaración
28 / 07 / 1989
Area (m2)
10522