Sotos de la Albolafia

Sotos de la Albolafia
Leer más Leer menos

El Guadalquivir, a su paso por Córdoba, da forma a este Monumento Natural de los Sotos de la Albolafia, conservado en pleno núcleo urbano. La prolongada ausencia de intervención humana permitió que la sedimentación fluvial originara característicos pequeños afloramiento, barras e islotes de limos y arenas colonizados por vegetación y por una variada fauna. Incluye antiguas edificaciones relacionadas con el uso del agua, como históricos molinos harineros y aceñas.

Del Puente Romano al de San Rafael, se conservan retazos de lo que fuera el bosque de ribera autóctono, abundante en el pasado en todo el trayecto del río. Hay representación de lenteja acuática, eneas, juncos, carrizos y eucaliptos. Bajo álamos y sauces crecen el lirio amarillo y la menta de agua, junto a abundantes tarajes y floridas adelfas.

Estos bosquetes constituyen un pequeño espacio con una variada avifauna, compuesta por unas 120 especies. Siendo la mayoría aves protegidas, unas lo utilizan como zona de invernada, otras estacionalmente o como descanso migratorio.

Destacan las abundantes garcillas bueyeras, garceta común y garza real, próximas al agua donde se alimentan, además, del martinete y la cigüeña blanca. Bajando las escaleras hasta el agua, o en barca, es frecuente ver ánades reales y frisos, gallinetas y fochas comunes, alimentados por plantas flotantes como la lenteja acuática. Entre eneas, juncos y carrizos aparecen calamones y chorlitejos. Hay águila pescadora, una de las rapaces más amenazadas de la Península.

También existen especies marinas, como gaviotas y cormoranes, que duermen sobre los eucaliptos. Con suerte se observará descendiendo en picado al colorido martín pescador, haciendo honor a su nombre.

La histórica ciudad de Córdoba, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, rodea y vive de cara a los Sotos. La Mezquita-Catedral y el Alcázar en una orilla y la torre de La Calahorra en la otra; pero no son las únicas muestras del arte de los hombres, las torres vigías de la muralla del río y los molinos harineros árabes, como el de la Albolafia que con su noria romana abastecía al palacio emir, o el Museo Paleobótanico del Jardín Botánico son evidentes muestras de como la ciudad ha mirado hacia el río.

Sotos de la Albolafia
Información de contacto
Copiado en el portapapeles
Redes sociales
es
Leer más
Coordenadas no disponibles

Servicios e infraestructuras

  • Guía Intérprete
  • Mirador
  • Observatorio de aves
  • Oficina de turismo
Público objetivo
Lgbti, Familiar, Parejas, Amigos, Mayores, Viajo Solo, Jóvenes
Segmentos
Deportes, Cultura, Naturaleza, Ocio y Diversión
Enlaces
2
Ver enlaces
Unidades medioambientales
Vegas y Campiñas del Guadalquivir
Fecha de declaración
23 / 11 / 2001
Area (m2)
22

Te puede interesar